BionovationLogo2-1.png

Un camino para salir de la crisis

Autor: Oscar Mendoza Ballesteros - CEO Bionovation.

_________________________________________________________________________


En México ha habido una marcada tendencia a que la investigación y desarrollo sea financiada por el gobierno y este modelo está cambiando de manera drástica con las nuevas restricciones del gobierno y dejando mucho talento, instituciones e infraestructura desprotegida y con mucha incertidumbre que a muchos científicos les hace pensar que el mejor destino será seguir su trabajo en otros países.


La unión de la ciencia y tecnología con el sector privado ha sido muy limitada en el pasado, pero es claro que en países desarrollados el 70% de la inversión en Investigación y desarrollo viene de las empresas. El mensaje es claro: las empresas quieren sacar nuevos productos o servicios al mercado para tener más oportunidades de sobrevivir y crecer.



Cuando hay unión entre investigación y desarrollo con la iniciativa privada el incentivo es llevar a la práctica el conocimiento científico para solucionar problemas de la gente en la vida cotidiana y esto lleva a cerrar el círculo donde se trabaja con un fin común.



Hoy más que nunca, es importante reconocer que tenemos que trabajar de manera conjunta y dejar de operar de manera aislada, como silos que no tienen capacidad de ver lo poderoso de unir conocimientos técnicos, científicos, de ingeniería y de mercado que nos lleve a dar un salto y resolver problemas en la sociedad con productos o servicios. Tanto las empresas como la ciencia están siendo impactadas de manera directa por la crisis económica, COVID y por gobierno, así que resulta congruente ponerse otros lentes para ver el problema con otra visión y poder utilizar la fortaleza de ambas para tener una dirección diferente.


Todo esto implica que nuestros esfuerzos vayan enfocados en educación de modelos de negocio, innovación, propiedad industrial, transferencia de tecnología e inteligencia comercial para crear prosperidad en la región. Creo que si usamos herramientas como inteligencia tecnológica, inteligencia comercial y propiedad industrial podemos resolver los problemas en la sociedad encontraremos oportunidades para unir a gente de muchas disciplinas con este afán. Por último, también es importante que la iniciativa privada vea atractivo la inversión en empresas y tecnologías de alto impacto porque esto es lo que nos va a traer el crecimiento.


Hoy en día, la iniciativa privada invierte menos del 0.2% del PIB en este tipo de emprendimientos. Es un hecho que es capital de riesgo, pero hay empresas como la nuestra y muchas otras, que se dedican a evaluar las tecnologías y el mercado. Aquí se revisan las patentes a nivel global y se hace una investigación del mercado para ponderar el riesgo y así disminuirlo para que se invierta de manera inteligente y fundamentada.


El camino no es fácil, pero si lo hacemos de manera estructurada y planeada podemos crear empresas de alto impacto que traigan empleo, mejora económica y detonen en la práctica el talento que existe para mejorar nuestra posición actual.